¿Qué pasa con nuestras decisiones? En-Conexion.com

¿Qué pasa con nuestras decisiones?


¿Qué pasa con nuestras decisiones?

¿Qué pasa con nuestras decisiones?

Decidir muchas veces implica optar por algo y dejar afuera otra posibilidad. Para algunos es un proceso fácil, o rápido. Para otros es un tormentoso camino, y muchas veces aparece el procrastinador que dilata y dilata y no da el paso.


¿Qué pasa con nuestras decisiones? escribe Cecilia Burgos

Estos días estuve viendo una serie en Netflix que me hizo reflexionar acerca de las decisiones que tomamos en nuestra vida. Y en realidad tomamos decisiones todo el tiempo. Desde qué camino elijo para ir al trabajo, si siempre voy por el mismo o me permito modificarlo. En la cuarentena por ejemplo tomamos otras. Algo cambió en ese tiempo de aquietamiento. Tuvimos que elegir en qué usar el tiempo dentro de casa. Que ropa elijo para ese dia, que color. Cómo me alimento. Me quedo en esta relación, tengo hijos o no tengo. Desde pequeñas elecciones a grandes elecciones que han ido construyendo nuestra vida hasta lo que somos hoy.

Muchas veces he escuchado en consulta “Si no hubiera hecho tal cosa, o Si hubiese dado ese paso en aquel momento”. Mucha energía vital se desperdicia en lamentarnos. Lo bueno es que podemos revisar nuestras decisiones y recuperar la energía que quedó atrapada en todas esas posibilidades que no fueron llevadas a cabo.

Un ejemplo: Quiero decidir ampliar una parte de la casa, o quiero cambiar de trabajo o quiero cortar con una relación y no lo hago. Y si paso mucho tiempo sopesando las dos posibilidades, esa energía que fue hacia la posibilidad de la ampliación y no fue usada, puedo recuperarla. Y así, puedo redireccionarla hacia nuevos proyectos. Elijo cambiar el lamento por el impulso hacia lo nuevo que ahora está por surgir en mi vida.

Decidir muchas veces implica optar por algo y dejar afuera otra posibilidad. Para algunos es un proceso fácil, o rápido. Para otros es un tormentoso camino, y muchas veces aparece el procrastinador que dilata y dilata y no da el paso.
Eso suele traer mucho sufrimiento, dolores de cabeza, de espalda, a veces temas en las piernas, porque ha quedado allí trabada la energía que estaba disponible y no fue propulsada.

Desde la combinación de Focusing que escucha las calladas palabras del cuerpo y EFT que libera el estrés residual que nos ha quedado acumulado por tantos pasos no dados o por situaciones traumáticas relacionadas con las decisiones tomadas o no, podemos comenzar a recuperarnos, a sanar lo que no fue escuchado en su momento cuando dimos un paso que ahora nos reprochamos. Y escuchar profundamente aquello quedó sin atención cuando tuvimos que decidir apurados, sin tiempo a consultar al cuerpo que tiene una sabiduría especialmente diseñada para direccionar nuestra vida a un mayor bienestar y despliegue.

EFT Técnica de liberación emocional es fácil de aprender y es un recurso que se potencia con Focusing, escucha de nuestra experiencia interior.

¡Que seamos cada vez más libres e íntegros a la hora de decidir! Podemos limpiar en nuestro sistema energético lo que haya quedado pegoteado y nos impida dar nuevos pasos de crecimiento.

Cecilia Burgos-Terapeuta orientada en Focusing-EFT practitioner

  • 27/04/22
  • 812

Tags